El éxito está en la landing page

Lo primero que me gustaría aclarar es qué es una landing page. En este caso la traducción literal nos ayuda en la explicación, una página de aterrizaje es la primera página que ve un usuario que llega a una web.

¿Eso quiere decir que todo el mundo no entra a mi site por la home? Efectivamente, justo eso significa. A una página web se puede acceder de muchas maneras y por muchos canales y es muy difícil que todas las urls de nuestro site sean una landing page ideal para nosotros, por eso, es importante trabajar en ellas y ser capaces de crear tantas como posibles navegaciones ideales (para nuestro negocio) se puedan dar.

El objetivo de la landing

Podemos clasificar las páginas de aterrizaje según los objetivos que persiguen y deberemos diseñarlas en base a esas metas.

  1. Campañas de captación. Con el objetivo de pagar nuestras impresiones al menor coste posible, nuestra estrategia probablemente queramos enfocarla a CPL (coste por lead), es decir, pagar por rellenar un formulario en el que se recogen los datos de los usuarios. En este caso, la landing deberá incluir esas preguntas y permitir salir de ella solo tras rellenar los campos. Cuantos menos puntos de fuga incluyamos mejor se valorará nuestra campaña, menos pagaremos por cada lead conseguido y, por lo tanto, mayor optimización a conversiones lograremos.
  2. Campañas de fidelización. Cada vez más, muchas páginas web se crean para mostrar contenidos al usuario y conseguir con ello fidelizar a nuestro target. Hoy en día que parece que la pelea está en ofrecer al internauta mejores contenidos para diferenciarnos de la competencia, las plataformas de contenido van ganando terreno. En este tipo de sites la lading page principal suele ser la home, es importante decidir qué contenidos se muestran y cómo se facilita la navegación del usuario según sus intereses. En estos casos, los enlaces internos, los menús de migas de pan y los destacados son buenos aliados. El objetivo es atrapar al usuario.
  3. Promoción de servicios o conversión directa en la página. En el caso de que nuestro objetivo sea que nuestro target vea un vídeo, descargue un archivo o una aplicación, la landing page que creemos deberá estar enfocada a ese único “evento” (como lo cataloga Google). De esta manera, cuando hemos conseguido que el usuario acceda a nuestra site lo que encontrará será lo que estaba buscando y lo que nosotros queremos que encuentre.

 

Midiendo resultados

Como ya hemos visto, simplemente planteando el objetivo de la landing ya se nos dibujaban algunas de las métricas que más nos pueden interesar para valorar el éxito de nuestra página de aterrizaje.

Probablemente la manera más sencilla de evaluar el éxito de nuestra página de aterrizaje es medir las entradas a ella y los usuarios que han visitado, al menos, otra página. El tiempo de permanencia en el site también puede servir como indicador. Por supuesto, ambos sistemas sólo nos sirven en el caso de estrategias de fidelización.

En el caso de las campañas de promoción o conversión directa, Google, dentro de su herramienta de Analytics, permite hacer un tracking de eventos previamente configurados dentro de tu propio site. En concreto, se pueden establecer mediciones concretas por los clicks a enlaces, a otras partes de la web (por ejemplo un reproductor de vídeo) o por intervalos de tiempo sin interactuar (también especialmente pensado para el caso de los vídeos). Si estás interesado en conocer más sobre cómo crear eventos dentro de tu web para un tracking más exhaustivo de tus usuarios, Google te ayuda a implementarlo en sencillos pasos aquí.

El más complejo de los sistemas de medición de resultados de una landing es el caso de campañas de captación. Es verdad que el origen del tráfico puede facilitar o dificultar el sistema de seguimiento, ya que si estamos inmersos en una campaña a CPL (coste por lead), nuestro partner también tendrá interés en saber cuántos usuarios de verdad han rellenado el cuestionario de los que ha mandado a tu página y por lo tanto, se le deben atribuir y pagarles por ellos.

En sistemas de captación complejos como las redes de afiliación que suelen trabajar a CPL, la propia plataforma de afiliación cuenta con un sistema obligatorio de tracking de usuarios desde la página de origen. Lo normal es que tras el formulario exista una página de agradecimiento en la que se colocan las cookies de cada fuente de tráfico de cada landing. De esta manera, solo los usuarios que han completado el cuestionario son los que se miden.

En cualquier caso, estemos o no invirtiendo en redes de afiliación, Google Analytics, permite crear eventos (similares a los anteriormente mencionados) específicos para envío de formularios.

Además, es especialmente atractivo el tracking que permite hacer Analytics por dispositivo. Conocer si nuestro usuario suele navegar desde un ordenador, una tablet o un móvil puede ayudarnos mucho a optimizar la página, y en especial la landing page, facilitando la experiencia de usuario y muy probablemente las conversiones.

 

Cómo crear una landing page de éxito

Para establecer las claves para crear la página de aterrizaje de éxito voy a recurrir a un artículo de Jerom Tomás que resume muy bien qué factores que hay que tener en cuenta a la hora de crear una landing page realmente efectiva.

  1. Público objetivo. Es necesario entender el ciclo de compra y cómo se comporta nuestro potencial “comprador”. Esto nos definirá las imágenes, los colores, la tipografía, el tono, la iconografía y el botón de llamada a la acción a utilizar.
  2. Pensar en cada palabra. Es muy importante pensar bien el titular y cómo se integra en la gráfica, si queremos que el usuario llegue a, por ejemplo, dejar sus datos, es prioritario que el titular le incentive a hacerlo. Pero también es importante no dejar de lado el nivel técnico (SEO). En el titular debe estar la keyword sobre la que se desarrolla la landing y desde la que se deriva la campaña.
  3. Argumento claro, preciso y breve. Un usuario al llegar a tu landing page debe saber claramente y de forma organizada: de qué se trata, por qué es importante y qué debe hacer.
  4. Llamada a la acción potente. El call to action, al final, es el titular que termina de motivar al usuario a que rellene el formulario. Algunos consejos para optimizarlo: que destaque visualmente, que esté directamente relacionado con el argumento de venta, debe haber solo uno por landing y siempre será provocativo.
  5. El usuario es móvil. Una landing page de éxito debe ser web responsive por fuerza.
  6. Constante testing. Una landing page debería ser un órgano vivo, que siempre se puede ir modificando, mejorando y enriqueciendo en contenidos. El comportamiento del tráfico del site permite poder reorientar y optimizar las campañas a tiempo real para obtener siempre, mejores resultados y a la vez conocer mejor tu audiencia.

En resumen, establece objetivos claros y las métricas que vas a utilizar para poder ir valorando la consecución de los mismos y después, lánzate a crear la landing que tu público te exige para conseguir esas metas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s