Impresoras 3D, ¿el futuro de la medicina?

No es marketing farmacéutico, pero sin duda es eSalud, es poner la tecnología al servicio de la salud. No podíamos despedir el blog sin mencionar los grandes avances médicos que se están consiguiendo gracias a nuevas tecnologías como es el caso de las impresoras 3D.

Existen tres grandes campos en los que la medicina se está, ya a día de hoy, beneficiando de esta tecnología. Son muchos los ejemplos que se pueden encontrar hoy en día por internet de casos de éxito de la aplicación de estas impresoras, por eso en vez de ejemplos concretos, queremos hablar de posibilidades.

  1. Réplicas reales. Esta tecnología permite generar reproducciones exactas en tres dimensiones del cuerpo, o de partes del cuerpo, de un paciente para poder estudiar y planificar mejor las intervenciones posteriores. Por supuesto esto solo se está llevando a cabo en casos especialmente complejos en los que la vida del paciente corre peligro. Un caso de éxito es el de un niño de cinco años con un tumor que salvó su vida gracias al apoyo de la Fundación CIM en Cataluña.
  2. Prótesis. Desde hace ya muchos años se están creando prótesis a medida para pacientes de todo el mundo. Estas prótesis sólidas se generan para sustituir parte de los huesos, por ejemplo, y estaban elaboradas con materiales como plásticos o titanio.
  3. Impresión de órganos en 3D o biorreprografía. Esta tecnología consiste en reproducir partes del cuerpo humano en tres dimensiones que sirvan para sustituir determinadas zonas dañadas. De esta forma, esta tecnología podría utilizarse como alternativa de la medicina regenerativa, ya que las piezas creadas con las mismas células del paciente tiene más probabilidades de integrarse en el cuerpo sin ser consideradas agentes extraños. Ya existe un ejemplo real de un bebé que salvó su vida gracias a una tráquea biocompatible creada por una impresora 3D dentro de un estudio de la Universidad de Michigan. El reto futuro, y sobre el que se está investigando a día de hoy, es reproducir órganos completos con todas sus capacidades funcionales.

 

5 aplicaciones en la salud cotidiana

Además de las tres áreas principales de aplicación médica de las impresoras 3D que acabamos de repasar, también hay una importante variedad de soluciones más sencillas al alcance de los pacientes que están abaratando costes o mejorando resultados.

Aquí recogemos cinco ejemplos, pero estamos convencidos de que a medida que escribimos este artículo se están desarrollando muchas más aplicaciones.

  1. Audífonos. En la actualidad el 98% de los audífonos que existen se han fabricado usando impresión 3D. Lo que ahora se investiga es la posibilidad de fabricar microbaterías de litio para su funcionamiento.
  2. Alimentos. La empresa alemana Biozoon Smartfood realiza alimentos impresos en 3D para personas con disfagia como verduras, carnes y carbohidratos.
  3. Salud dental. Desde hace unos diez años se viene utilizando esta tecnología para obtener todo tipo de material dental: alineadores transparentes, implantes, fundas dentales o puentes entre otros.
  4. Férulas. Los españoles Xkelet han desarrollado una férula que se imprime a medida de los pacientes y acorta la recuperación además de ser resistente al agua, pesar muy poco y permitir la ventilación en la zona lesionada.
  5. Fajas para la escoliosis. 3D Systems crea soportes para la espalda impresos en 3D con un diseño cómodo y más atractivo gracias al material en el que están hechas que les permite adaptarse mejor al cuerpo.

¿El futuro de la medicina está en las impresoras 3D?

La rápida evolución de los estudios sobre la generación de células y órganos vivos con esta tecnología nos lleva inevitablemente a plantearnos si llegarán a cambiar el paradigma de la medicina. Pensemos, por ejemplos, que si se desarrolla la capacidad de imprimir y generar tejido tridimensional humano, los test farmacéuticos podrían hacerse directamente sin necesidad de experimentar sobre animales, por ejemplo.

Y yendo un paso más allá, se podría hablar de la “medicina personalizada”, en el que uno pueda llegar a probar su medicación antes de empezar a tomarla… Las películas de ciencia ficción ya han fantaseado con ello, os recomendamos La isla para dejar volar la imaginación.

Si te ha interesado el tema, proponemos seguir profundizando en las posibilidades de la impresión 3D en medicina, y también en otras áreas, en la web http://impresiontresde.com/.

 

Fuentes:

http://www.batanga.com/curiosidades/5031/medicina-regenerativa-impresion-de-organos-en-3d

https://hipertextual.com/2014/07/impresion-3d-medicina

http://impresiontresde.com/blog/9-aplicaciones-medicas-de-la-impresion-3d/

Usos y ejemplos de mHealth

Ya hemos hablado en este blog de los beneficios que podría tener para la industria farmacéutica la explotación de los dispositivos móviles como herramientas al servicio del sector salud, o lo que se suele conocer como mHealth.

Ahora es momento de revisar los principales usos del Mobile Health acompañados de ejemplos reales.

  1. Aplicaciones móviles

En España se ha creado el distintivo AppSaludable para el reconocimiento de las buenas prácticas en mSalud. La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía ha creado este distintivo como un sello de garantía para reconocer aquellas aplicaciones móviles que sean fiables para los usuarios. Os dejamos algunos ejemplos que nos gustan especialmente.

Asistente de RCP. Explica paso a paso cómo actuar ante estas situaciones mediante mensajes visuales y auditivos y, además, facilita la llamada a los servicios de emergencias y proporciona la localización GPS. Disponible en iOS y Android, ¡esta app puede salvar más de una vida!

Lady Pill Reminder. Destinada a usuarias que toman la píldora anticonceptiva, permite el seguimiento del tratamiento e incluye un sistema inteligente de notificaciones para recordar la toma diaria. Esta app es española y por el momento solo está disponible en Android.

iDoctus. Herramienta de consulta y referencia médica en español, exclusivamente para médicos, les ayuda en el diagnóstico y tratamiento de sus pacientes. Cuenta con fuentes científicas veraces e independientes y un contenido clínico preciso y actualizado. Disponible en iOS y Android, es el recurso perfecto para los profesionales de la salud.

Interacciones farmacológicas. Instrumento básico para los profesionales sanitarios, permite la búsqueda de interacciones entre principios activos. Disponible en iOS y Android, es una herramienta básica en la práctica clínica real.

 

  1. SMS

“Un SMS tiene un índice de apertura del 90% frente al 20% que tienen los emails” según datos de Esendex, expertos en campañas de marketing vía mensajes de texto. Veamos ahora algunos ejemplos de éxito mHealth vía sms.

Gestión clínica. Sistema de comunicación mediante sms en centros de salud, hospitales, consultas o clínicas que permite mantener la organización interna y también de los pacientes/clientes. Ejemplo de ello son los servicios que ofrece Instasent, que van desde la gestión de citas y recordatorios de tomas, hasta avisos de recogida de pruebas y comunicación directa paciente/doctor.

Adherencia al tratamiento. Es el caso de un estudio de BMS para promover el abandono del hábito de fumar en una población de infectados por el VIH en Texas, EE.UU. o el uso de SMS como estrategias de promoción de la actividad física o de protección de sobreexposición al sol. Es especialmente significativa la utilización de los teléfonos móviles como herramientas eficaces para mejorar la evolución de los pacientes en entornos con recursos limitados.

Control de alergias. El Portal Salud de la Comunidad de Madrid ofrece valores de polen de muestras recogidas el día anterior. Además ofrece el envío, a través de mensajes de móvil, de alertas cuando se observan niveles altos o muy altos.

 

  1. Telemedicina

La prestación de servicios médicos a distancia puede hacerse a través de múltiples dispositivos. El teléfono móvil ya se está utilizando en varios proyectos, tanto con simples llamadas como con vídeos a través del smartphone y el ordenador.

Videollamadas. Teleictus es un proyecto español que ya funciona en Baleares, Cataluña y Valencia, que contribuye a una valoración precoz y cubre la falta de expertos en ictus en áreas geográficas menos dotadas de neurólogos.

Teleconsultas. El Servicio Extremeño de Salud, cuenta con más de 47 centros con este servicio de consultas médicas remotas en todo tipo de disciplinas médicas. Desde 2003 se desarrolla este servicio de telemedicina en hospitales, centros de salud, centros sociosanitarios, penitenciarios y tutela de menores.

 

  1. Medical devices

De entre todas las posibles definiciones,  nos gusta esta “hardware especialmente diseñado para tomar mediciones de variables medicas, y hacer monitoreo remoto de pacientes”. Aunque hay muchas posibilidades de seguimiento de patologías con dispositivos, si nos centramos en el caso de los móviles nos gustaría destacar un par de ejemplos.

Diabetes. Abbott Diagnostics ha sacado el complemento ideal para su medidor flash de glucosa, una app que permite leer el sensor y mantener un control permanente. Por el momento solo está disponible en Android, pero los usuarios de iOs pueden utilizar el lector tradicional.

Ritmo cardiaco. El Apple Watch lleva un sensor integrado que mide tus pulsaciones varias veces al día cuando no te mueves. Y puedes consultar los datos en la app Salud de tu iPhone para ver cómo has ido evolucionando.

 

Hemos repasado algunas de todas las posibilidades que nos brindan los teléfonos móviles para mejorar la salud mediante herramientas para la comunidad médica, sistemas de intercambio de información y aplicaciones para seguimiento de pacientes, que siguen demostrando las ventajas de poner la tecnología al servicio de la sanidad.

 

Entre las fuentes utilizadas para la realización de este artículo me gustaría destacar esta: http://saludmovil.net/que-es-mobile-health-mhealth-y-su-impacto-en-pharma

Herramienta digitales en ensayos clínicos

Si bien es cierto que las limitaciones del entorno farmacéutico consiguen que en muchos casos algunos proyectos no salgan adelante, también es verdad que cuando hay intereses poderosos detrás, las herramientas digitales se ponen al servicio de la industria para crear soluciones a medida de los nuevos tiempos.

Dentro del sector es requisito imprescindible conseguir aunar la mejora en la eficacia y eficiencia de los estudios con la protección de la seguridad de los pacientes, el correcto desarrollo de los ensayos y los intereses de los voluntarios que participan en ellos.

Para demostrar que el uso de las nuevas tecnologías es posible dentro de la industria farmacéutica, hemos encontrado el caso de mClinical, el sistema de Pfizer para monitorizar y coordinar sus ensayos clínicos. En datos de finales de 2015, esta compañía trabajaba activamente en 338 ensayos que incluían a casi 61.000 pacientes en más de 66 países distintos, por lo que es un buen ejemplo de integración de herramientas digitales en el entorno de la salud.

¿Qué es mClinical de Pfizer?

Pfizer ha creado mClinical con el objetivo de obtener datos e insights de los pacientes incluidos en sus ensayos clínicos. De esta manera los investigadores pueden tener en cuenta la experiencia del propio paciente así como coordinar los ensayos con los cientos de colaboradores independientes con los que trabajan.

Gracias a las posibilidades del entorno digital, mClinical consigue dotar a los investigadores de acceso a información en tiempo real de los pacientes. Los datos recopilados pueden incluir desde los consentimientos informados electrónicos, hasta los datos de los sensores y wearables que utilizan sus pacientes, y pueden además integrar recordatorios de visita, vídeos, teleasistencia, aplicaciones que sirven como devices médicos, etiquetas electrónicas, etc.

La digitalización de los ensayos clínicos

Dentro del proyecto mClinical se establecen cinco fases en las que los investigadores se pueden beneficiar de las nuevas tecnologías.

  1. Reclutamiento. En esta fase inicial se utilizan herramientas digitales que facilitan el acceso de los pacientes al ensayo lo que facilita la puesta en marcha del mismo.
  2. Lavado. Durante la etapa del filtrado de candidatos a incluir en el ensayo, se utilizan recursos digitales para la selección de pacientes según los criterios establecidos.
  3. Consentimiento. La tecnología ha posibilitado la creación y expansión del eConsentimiento dentro de los estrictos marcos legales del sector.
  4. Retención y cumplimiento. En el tiempo que dura el ensayo es imprescindible que los pacientes en él incluidos mantengan la adherencia al tratamiento para que los datos después sean válidos y extrapolables. En este sentido, se desarrollan sistemas digitales de recuerdo de tomas, de seguimiento de citas o de información de visitas y dosis.
  5. Seguimiento y tracking. Por último, el objetivo del ensayo clínico es la recopilación de datos durante la evolución de los pacientes. Para esto se utiliza un amplio abanico de soluciones digitales como diarios electrónicos, sensores para smartphones, devices para recopilar datos, herramientas de comunicación con pacientes, etc.

Un paso más allá. En el caso de Estados Unidos, donde la legislación es diferente a la europea, esta compañía además ha creado el Pfizer Link, una plataforma online para pacientes que hayan participado en alguno de sus ensayos clínicos. En ella se ofrece información científica y rigurosa sobre patologías y síntomas, sugerencias y herramientas para el manejo de enfermedades, información general sobre ensayos clínicos y, además, se publican los resultados de los ya realizados. De este modo, Pfizer consigue crear una comunidad de pacientes en la que pueden participar y compartir sus experiencias.

Iniciativas digitales mundiales

A escala internacional, veinte de las principales compañías biofarmacéuticas del mundo forman parte de TransCelerate Biopharma, un gran acuerdo de la industria cuyo principal objetivo a día de hoy es reducir las cargas que tienen los investigadores para dejarles más tiempo para asistir a sus pacientes y a los participantes de los ensayos clínicos. En origen se centraba en la eficiencia de los ensayos clínicos internacionales pero ahora, gracias a las nuevas tecnologías, incluye muchos más aspectos:

  • Comparador de fármacos.
  • Nuevos estándares de datos para varias patologías.
  • Códigos de buenas prácticas clínicas en base a los que ya se ha formado a más a doscientos mil investigadores.
  • Registro compartido de investigadores (para ayudar a encontrar proyectos y sponsors).
  • Modelo de acercamiento para eliminar identificadores de pacientes individuales en ensayos clínicos.
  • Plataforma para compartir investigaciones Shared Investigator Platform.

 

En conclusión, la industria farmacéutica está apostando de forma activa por las soluciones digitales como vehículo para mejorar el propio sector eliminando barreras y facilitando trámites. El objetivo sigue siendo investigar para lograr mejoras en la calidad de vida del paciente y para eso, el entorno online es un gran aliado porque conecta directamente al paciente con el especialista.

Tendencias de la eSalud española

Curioseando por la red hemos descubierto que a finales de abril de este año se publicó el último “Estudio sobre opiniones y expectativas de los ciudadanos sobre el uso y aplicación de la tecnología de la información en el ámbito sanitario”*. El encargado de realizarlo fue el ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información), perteneciente a la entidad pública Red.es. Y de él hemos sacado algunas conclusiones de lo más interesantes sobre cómo vemos los españoles esto de la eSalud.

Se refuerza el “Paciente empoderado”

Los datos confirman que ya podemos hablar de la figura del paciente empoderado porque hoy en día supone más de un 20% de los españoles. Este nuevo tipo de persona se caracteriza por conocer en profundidad su estado de salud y participar activamente en la búsqueda de información y en la toma de decisiones sobre la misma.

Además, se demuestra que la relación médico-paciente ha cambiado porque actualmente, un tercio de los pacientes busca información sobre salud antes de ir a la consulta. Y más del 45% también consulta en la red después de la cita para confirmar el diagnóstico y el tratamiento prescrito por el facultativo.

En cuanto a la manera de comunicarse con su doctor, casi cuatro de cada diez pacientes declaran que les gustaría poder comunicarse con él a través del correo electrónico.

Para qué usa el paciente internet

Aunque la gran mayoría de los españoles todavía siguen acudiendo a los profesionales sanitarios cuando tiene dudas sobre su estado de salud, casi el 90% de la población, hoy en día ya cerca del 60% utiliza Internet para obtener información sobre estos temas. De hecho, en los últimos cuatro años el incremento del uso de la red como fuente para informarse sobre temas de salud ha sido cercano a los 25 puntos porcentuales.

Si bien es cierto que se consulta sobre variedad de temas, las dudas relacionadas con nutrición y estilo de vida lideran las búsquedas online. Le siguen de cerca las inquietudes sobre diagnósticos o enfermedades, normalmente propias o de algún familiar cercano.

En cuanto a la venta online, solo un 6% de la población reconoce haber realizado alguna compra de productos de farmacia o parafarmacia a través de Internet. Lo más demandado son los productos de cosmética y la principal razón de compra online sigue siendo el precio.

Si nos fijamos en los temas sobre salud en las redes sociales, destaca el uso que hacen de ellas los pacientes crónicos. Estas personas las utilizan como apoyo para intercambiar información y experiencias sobre su enfermedad. Gracias a esto se favorece un contacto más cercano con quienes están en su misma situación médica.

Los dispositivos en la eSalud

Solo un 27% de los españoles utiliza dispositivos y aparatos para controlar su salud que pueden utilizarse en su casa. De entre ellos, destacan los pacientes crónicos como las personas que más recurren a ellos.

Es destacable el caso de las aplicaciones para móviles, ya que su uso es prácticamente residual y lo más significativo es que desciende por hasta el 4% las personas que las utilizan. De entre los españoles que utilizan estos dispositivos, solo el 25% reconoce que lo hace por prescripción de un facultativo.

Los encuestados reconocen que entre los principales motivos por los que limitan el uso de aplicaciones está la dificultad para identificar cuáles son las adecuadas para el paciente, si tienen validez médica o si garantizan la privacidad y la protección de datos de los usuarios.

En conclusión, este estudio establece tres claras tendencias en la relación del paciente con la eSalud: los españoles cada vez están más acostumbrados a consultar sobre sus inquietudes médicas a través de internet; cada vez se tiene más en cuenta la información y opiniones que se encuentran por la red; y los dispositivos móviles no se consideran una herramienta generalizada para el cuidado y seguimiento de la salud.

Con estas conclusiones, de nuevo nos reafirmamos en que estamos en el mejor momento para poder hacer una comunicación a pacientes de calidad que venga abanderada por los expertos en la materia, médicos y farmacéuticos que viven la práctica clínica o que conforman la industria.

*Puedes consultar el estudio completo del ONTSI en este enlace: http://www.ontsi.red.es/ontsi/es/estudios-informes/los-ciudadanos-ante-la-e-sanidad-opiniones-y-expectativas-de-los-ciudadanos-sobre-